Miércoles, 18 julio 2018
Última actualización: Martes, 17 julio 2018 10:46
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Teulada Moraira Digital
Viernes, 6 julio 2018
Artículo de opinión ciudadana

Big Data

Marcar como favorita

Cuando escuchamos esta palabra tan de moda, cualquier persona no avezada en sistemas informáticos se queda algo despistado. Sin embargo, hay que admitir las actuales y futuras implicaciones de esta palabra en el sector turístico.

[Img #29615]Es evidente que los nuevos sistemas de gestión han cambiado en poco tiempo la forma de operar y gestionar las cosas, debido a la creación y desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC’s). No existe sector que no haya experimentado enormes cambios, saliendo airosos de la situación, cuando han sabido aprovechar los avances de la nueva era. Pero, ¿qué es el BIG DATA? Se puede definir en dos frases: Nuevos sistemas de Gestión y acumulación de Datos.

 

Los nuevos sistemas de gestión y la acumulación de datos favorecen los enfoques Open Data y Big Data, los cuales presentan numerosas oportunidades para los sistemas de gestión  e inteligencia turística. Para esto, es imprescindible la apertura de datos de la Administración Turística al suponer este sencillo paso, un avance considerable en términos de transparencia, participación y colaboración ciudadana que puede derivar en oportunidades de negocio mediante la explotación de los datos abiertos.

 

Que las TIC’S han modificado el comportamiento de la demanda turística es evidente. Las nuevas tecnologías han facilitado al turista los procesos de información, reservas y compra de cualquier servicito turístico otorgando la capacidad de decisión necesaria alternando los canales tradicionales de información y comercialización.

 

Con todo esto, se puede afirmar que el turista actual está más informado; compartiendo la información en las redes sociales en cualquier momento. Se puede afirmar, que hoy por hoy, el turista está más preparado e informado que hace unos años. Este cambio de actitud se debe en gran medida a la creciente influencia de Internet que ha modificado el comportamiento del consumidor.

 

Estudios realizados por el Instituto de Estudios Turísticos, afirman que se contratan menos paquetes turísticos. Se compran los componentes de las vacaciones por separado siendo fundamental el uso del Smartphone (El 61% de los turistas posee un Smartphone y de ellos, el 71% se conecta a diario).

 

Volviendo de nuevo el concepto Big Data, los llamados DTI (destinos turísticos inteligentes) deben disponer de un sistema de gestión e información que permita recolectar datos, procesarlos y permitir su análisis de una forma inteligente entendiéndose por inteligente que se pueda ofrecer la información adecuada al instante a las personas  solicitantes para que los actores implicados en el DTI (gestores públicos y privados) tomen las decisiones oportunas. Esto nos lleva a poder cruzar los datos disponibles en su conjunto para analizar la gestión necesaria.

 

Disponer de un banco de datos enorme que funciona por silos separados manteniendo la información aislada unas de otras, imposibilita obtener y rentabilizar al máximo el valor proporcionado. El concepto BIG DATA toma mayor relevancia y aumenta las posibilidades para dar la solución adecuada a los problemas al considerar todos los datos disponibles.

 

En turismo, el Big Data se revela como la futura herramienta capaz de revolucionar el mercado de la oferta y la demanda, pero, para que sea realidad debemos cambiar el chip; abrir la forma tradicional de pensar de los actores para pasar, de observar la competencia como factor de riesgo, a observar la competencia como sector colaborador. Ahí se impone el cambio imprescindible de Competencia por COOPETENCIA (colaborar con la competencia) para abrir nuevas vías de negocios.

 

Como afirman Santana, Ramos y Sobirov (2014) es imprescindible para un buen y adecuado funcionamiento, ante todo no ser “APPnóstico” y asumir las 3+1V: Volumen, Velocidad y Variedad más la 4V: VALOR.

 

Estos cuatro requisitos reunidos, son clave para obtener  la información adecuada, incluso adelantándose a las necesidades de los clientes. Un claro ejemplo de lo expuesto son las compañías de Low Cost capaces de adaptarse a la demanda variando sus precios en función de los comportamientos de sus clientes. La cantidad de datos que pueden procesarse, especialmente en el sector turístico, hace más complejo si cabe el análisis y gestión de los mismos. En este sector, la velocidad y gestión de los datos disponibles en tiempo real es imprescindible.

 

Una aplicación que facilita la información estructurada que destaca en el sector hotelero es el sistema Property Management System (PMS) e igualmente Customer Relationship (CRM). Su aplicación destaca para gestionar la actividad del establecimiento y clientes, almacenando para su uso posterior, datos relacionados con los clientes obtenidos durante su estancia en el destino, ofreciendo ventajas estratégicas personalizadas para su futura promoción, incluso superiores a la asistencia a ferias turísticas.

 

Existe un hecho curioso en los Estados Unidos: Una cliente recibió de una cadena de supermercados, una felicitación por su embarazo, incluso antes de comunicarlo a su marido, en base a las compras realizadas durante las últimas semanas y su posterior análisis y tratamiento.

 

Nadie duda que el Big Data es el futuro en el sector del turismo. La propia evolución del sector implica cada día más conectividad y más información antes, durante y después del viaje, pero para completar el ciclo es evidente tener en cuenta la cuarta V. VALOR. Valor empresarial aportando y alimentando en datos esta enorme maquinaria que son el Big Data y también valor en la Administración aportando los datos necesarios, facilitando la toma de decisiones al turista y al empresario minuto a minuto.

 

Big Data? Por supuesto. Destino Inteligente? También, pero sobretodo y más eficaz es la gestión inteligente; la coparticipación y la cohesión entre la Comunidad y la Administración. Decisiones sobre campañas, promociones, ferias y demás, tomadas en un despacho sin tener muy claro las necesidades reales en el destino, rara vez son las medidas adecuadas a tomar en consideración.

 

Existe o existía un eslogan acuñado por la Administración “Turismo somos todos”. Debería ser una verdad como un templo y no una mera declaración sin contenido real.

 

 

Alejandro Llobell Dalmau

Teulada Moraira  Digital
Teulada Moraira Digital • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress
Próximamente...