Martes, 17 julio 2018
Última actualización: 10:46
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Teulada Moraira Digital
Martes, 3 abril 2018
Oponión ciudadana

Smart Destinations: ¿Destino Turístico Inteligente o Gestión Inteligente?

Marcar como favorita

Discutir la eficiencia de las nuevas TIC’s es nadar contra corriente en pleno siglo XXI donde los datos -comúnmente llamados Big Data- son considerados el “oro del siglo”. En estos tiempos de cambio se escucha frecuentemente la palabra Smart City o Smart Destination, término inglés actualmente de moda, sin tener plenamente claro su significado.

Durante el año 2017, el ayuntamiento de Teulada y la Diputación de Alicante a través de la empresa Geonet (Diario Información 24.11.2017) apostaron aún más lejos. Desarrollan un nuevo término -con un significado algo incierto y complicado- acuñando la palabra “Smart Province” para convertir al municipio pionero en la aplicación de las nuevas TIC’s en la provincia.

 

Esta toma de decisiones confirma la improvisación continua en los destinos turísticos faltos casi siempre de una política consensuada y coherente adecuada a los tiempos actuales. En el sector turístico se decide mucho por intuición; por ocurrencias de nuevos concejales; de nuevos técnicos que plantean la primera ocurrencia o que han visto en tal destino turístico intervenciones que allí han funcionado y que tendrían también que funcionar aquí. Muchas decisiones se toman también por inercia: Hay que asistir a ferias como todos los años sin saber ciertamente a qué; nos gastamos un elevado porcentaje del presupuesto municipal, pero, hay que asistir para hacer las mismas cosas con el mismo rendimiento final.

 

Sin embargo, debemos diferenciar dos planteamientos diferentes: Si se toman decisiones estratégicas a largo plazo o no. Probablemente no. Los destinos turísticos no han reflexionado suficientemente a largo plazo, ni desde el punto de vista turístico ni territorial y si vamos al día a día, las decisiones no han sido tampoco demasiado elaboradas desde el punto de vista de una gestión profesional. Esto son detalles que merecen una autocrítica severa. Se deduce que no se toman las decisiones adecuadas a la actual sociedad del conocimiento, la sociedad donde la información disponible es altamente superior a años atrás y donde ese desequilibrio hay que, por lo menos, intentar cubrirlo.  ¿De qué modo se puede cubrir ese desequilibrio y tomar decisiones más informadas, sensatas y más eficientes en los planos turístico, económico, ambiental y también social?  Igual podría ser a través de los Smart Destinations o Destinos Turísticos Inteligentes.

 

Campañas de innovación con nuevos paradigmas en el sector turístico existirán de forma que avance la tecnología y el conocimiento humano, aunque los resultados han sido a veces incierto debido quizás, a la errónea aplicación de los nuevos conocimientos. Estos paradigmas han afectado la gestión turística local sin conocerse datos concretos sobre su aplicación

 

  • El año 1992 hubo un Plan de Excelencia Turística. En ese momento se hablaba sobre la Planificación Estratégica y todas la Administraciones estudiaban la forma de aplicar estos paradigmas.
  • Después, en la Cumbre de Río 92, el paradigma era la Sostenibilidad. Todos se afanaban en aplicar dicho concepto.
  • A continuación, el nuevo paradigma era la calidad
  • Después de la calidad, la innovación, para seguir con la economía aplicada al turismo.

 

Y si vamos al plan local, se redactaron cantidad de planes que terminan siendo archivados como:

 

  • El Diagnóstico y Estrategia para el Desarrollo Turístico en 1996
  • El Plan de Medioambiente en 2002
  • El Plan Estratégico de Turismo -consensuado entre los empresarios locales y la Administración- con 94 propuestas factibles de aplicación.
  • El plan de actuación turístico local llamado Plan 16-20 presentado en el Auditorio
  • Y ahora, los las Ciudades o Destinos Inteligentes que tenemos que reconocer, es un término de moda.

 

Si revisamos estas acciones, vemos como todos estos paradigmas han ido pasando lentamente: Planificación estratégica, sostenibilidad, calidad, innovación, economía aplicada al turismo y actualmente, destinos inteligentes. De todo esto, el denominador común es muy elevado. Todo o casi todo es un poco de lo mismo donde queda patente que están muy interconectadas entre sí. Por ejemplo, las bases de una buena planificación estratégica pueden servir para la sostenibilidad, la calidad, la innovación y la economía turística. Hay que tener una visión crítica y se debe estructurar y preguntarnos: ¿Existen realmente destinos turísticos inteligentes? En sentido estricto no. Nunca existirá un Destino Turístico Inteligente integral como tampoco nunca existirá una ciudad o destino cien por cien sostenible.

 

Con el desarrollo de las nuevas tecnologías, todos se autoproclaman inteligentes y si consultamos las hemerotecas leemos afirmaciones como  “El Hierro, primer Destino Inteligente del mundo”, “Valencia, primera Ciudad Inteligente de España”, “Benidorm busca convertirse en el primer Destino Inteligente de Españay aún más, el exministro de Turismo, señor Soria afirmaba “Toda España debe ser un Destino Inteligente”. Al final, el término Destino Inteligente esta devaluado. Debemos tener claro que las Ciudades o Destinos Inteligentes son proyectos institucionales, pero, transformar un destino turístico maduro como Teulada-Moraira u otros destinos de la Marina Alta en destinos turísticos inteligentes, es complicado.

 

No obstante, existen ciudades inteligentes como Nansha en China, Masdar en los Emiratos Árabes o Songho en Corea del Sur. Ciudades ex novo diseñadas para determinados procesos urbanos inteligentes.

 

Pero, ¿existe un proyecto institucional para Ciudades o Destinos Inteligentes? Sí. Existe un proyecto a partir del Plan Nacional Integral de Turismo -ya caducado- donde se apuesta por los Destinos Inteligentes encargando a Segitur    -sociedad estatal de la Administración General del Estado encargada de las Nuevas Tecnologías- el desarrollo de un programa para crear Destinos Inteligentes. Segitur realiza una prueba piloto los años 2012 – 2013 en 11 ciudades, entre ellas la Vila-Joiosa en la Marina Baja.

 

Dentro de AENOR también, se crea un subcomité de destinos turísticos y se aprueba el sistema de gestión de Destinos Inteligentes. La Norma implica que un Ente Local puede aplicar el requisito que plantea para certificar el sistema de gestión de un destino. Llegados a este punto debemos diferenciar entre el sistema de Gestión Inteligente y la otra es el Destino Inteligente.

 

Dentro del Comité Técnico 178 que engloba las Ciudades Turísticas Inteligentes existen 40 normas que ha de cumplir un destino para ser calificado como Inteligente. Esto es, hoy por hoy, difícil para llevarlo a buen término. Para esto Segitur crea una página donde se pueden consultar los pasos a seguir para conseguir que un destino sea inteligente.

 

Si un destino turístico tiene como proyecto ser un Destino Inteligente, Segitur informa como debe hacerlo para obtener este distintivo. ¿Qué pasos hay que dar para obtener este distintivo? Básicamente diseñar un Plan para aplicar la estrategia de Destino Inteligente. Solo con el diseño de un Plan de acción, se obtiene el distintivo con la supervisión periódica para mantener el distintivo de Smart Destination. Obtener el distintivo es muy positivo desde el punto de vista de la imagen del destino. También el Instituto Valenciano de Tecnología Turística (Invat-tur) tiene un plan donde informa hacia donde pueden dirigirse los municipios que desean convertirse en inteligentes.

 

¡Y ahora la pregunta del millón! ¿Qué es un Destino Inteligente? Un Destino Inteligente no implica solamente alta tecnología. El primer punto a considerar es la gobernanza estratégica. Hay que tener muy claro adonde se pretende llegar y para eso es necesario primero confeccionar un plan estratégico-relacional. Y  ¿porque relacional? Porque la estrategia no la define el alcalde o los concejales, la estrategia la define la sociedad y esto marca una vez más la diferencia en un destino.  Como se relacionan sus componentes; las empresas entre sí; como se relacionan las empresas con el ayuntamiento; si son capaces de crear un entorno más colaborativo; de colaboración real con los procesos de común interés para la sociedad local. Todos estos factores son ya antiguos, solamente se necesita llevarlos a término y aplicarlos con sensatez.

 

Dentro del tema de la gobernanza, es clave la sostenibilidad para convertir un destino en innovador y está claro que los destinos turísticos maduros como Teulada-Moraira deben innovar dentro de un contexto más abierto, con más colaboración, que lleve a la investigación turística. Si tenemos clara la meta y objetivos a conseguir, el siguiente paso es el nivel instrumental y surge la pregunta ¿qué implica ser un Destino Turístico Inteligente? Implica generar una base para una economía digital real, conectividad online y tener la infraestructura que permita la utilización de esta oportunidad y esto nos lleva a la gobernanza, la transparencia, no solo tener sistemas abiertas al ciudadano, sino que se puedan entender. Esto nos lleva a otro nuevo término reciente: el Big Data. Actualmente todo es Big Data, y como comenta un profesor universitario “el Big Data solo puede tener buena utilidad si aplicamos las 4 “V”: VOLUMEN VARIEDAD, VELOCIDAD y VALOR”. Las Big Data no se refieren simple y llanamente al sector turístico. Big Data es ese gran volumen de datos que permite información del destino al instante.

 

Si ya está configurada la parte instrumental, llega la parte aplicada a soluciones concretas propias de un destino inteligente. Pero es conveniente antes de comenzar por la tecnología, comenzar por la estrategia, la gobernanza y la gestión. Si no existe un plan de estrategia claro, una gobernanza consensuada y una gestión eficaz que defina con claridad las prioridades, nos puede llevar a propuestas erróneas.

 

Creamos la aplicación técnica del destino que instala unas aplicaciones que nadie sabe usarlas porque resultan complicadas, porque no hay un criterio definido y quizás las aplicaciones instaladas no es lo que realmente necesita un destino. Lo aconsejable, es aplicar las necesidades técnicas que requiera el destino.

 

De lo expuesto, ¿Qué cambia en la toma de decisiones? Se repite continuamente en prensa, conferencias y seminarios: El nuevo escenario turístico. Ahora, con los cambios que se aproximan y las nuevas TIC’s, sí que podemos afirmar que tenemos un nuevo escenario turístico donde la gestión igualmente es deficitaria. Hasta hoy, el turismo iba estrechamente ligado al turismo residencial y a la venta de inmuebles, pero se debe diferenciar el sector de la construcción y la gestión y desarrollo del turismo.

 

Si tenemos claro que las pautas de consumo han cambiado; que la evolución tecnológica está presente en el día a día llegamos al punto crítico. Si disponemos de unas aplicaciones tecnológicas punteras ¿Cómo conseguimos los datos si hablamos de un destino inteligente? Por ejemplo ¿sabemos cuánto se gasta un turista? Igualmente, no existen datos porque realizar una estadística fiable es relativamente caro, pero estos son datos que permiten conocer al momento que nichos de mercado son convenientes. ¿Sabemos, por ejemplo, cuantos turistas llegaron al municipio la temporada pasada?  No se conocen los datos porque no hay un sistema eficaz que proporcione datos al momento y cuando se conocen los datos ya es tarde para tomar las decisiones adecuadas.

 

Aún existen más preguntas: ¿cómo gestiona los datos el departamento municipal de turismo? normalmente llaman a las empresas. Las empresas recelan de pasar datos parciales; de compartir información con la competencia y esta postura plantea un cambio necesariamente: el empresario no solo compite con su vecino, sino que colabora, lo actualmente denominado “coo-petencia”. Esta nueva mentalidad empresarial de colaborar y competir a la vez convierte a un destino con mucha diferencia, más grande.

 

Los nuevos modelos de negocio, los entornos innovadores, las nuevas aplicaciones tecnológicas son necesarias, pero especialmente, el entorno colaborativo debe ser puesto en valor. Un ejemplo a seguir sería el ente Invat-tur y cómo deben gestionarse los datos existentes para que un destino sea inteligente.

 

Otra cuestión a revisar son las oficinas Tourist-Info.  Un cambio en el modelo de trabajo; automatizar procesos; hacer aplicaciones a escala local para una mejor eficacia informativa y cruzar datos con los empresarios. Lo actualmente llamado en ingles Dashboard o cuadro de mandos de un D.T.I. Con la creación de un cuadro de mandos, los informes cruzados entre las empresas y Tourist- Info permiten comparar la evolución al instante del destino. Debemos pensar que las empresas no facilitan datos por el mero hecho de informar, buscan que los datos tengan un retorno y el retorno es enriquecer y aumentar la información turística local para comparar la evolución general del destino con la evolución de su empresa y tomar mejores decisiones adaptadas a su empresa. Toda esta información cruzada o Big Data nos puede permitir tomar las decisiones oportunas en tiempo real.

 

Si reflexionamos, vemos que el tema no es tanto un problema de tecnología, sino, de cómo alimentamos la tecnología. ¿Realmente las Administraciones funcionan como plataformas hipercoordinadas donde se comparte la información? Generalmente no. La Administración funciona como compartimentos estancos, lo que conlleva a desaprovechar oportunidades. Por ejemplo, cuando el departamento de Economía encarga a una empresa un estudio sobre la viabilidad de un Plan de Revitalización Local sin pensar que al departamento de Turismo le incumbe este estudio.

 

A modo de conclusiones, varios puntos deben considerarse prioritarios para que un destino pueda ser en parte un DTI y la primera consideración es

 

 

 GOBERNANZA

En primer lugar, la pregunta ¿a qué modelo turístico aspiramos? Si no tenemos clara esta pregunta de nada sirven aplicar sofisticados sistemas tecnológicos. Realmente ¿estamos buscando soluciones innovadoras o queremos aplicar lo que otros DTI han desarrollado? Lo que resulta claro es que el destino no sabe exactamente como crecer. Un Destino Inteligente se considera aquel que aprende de los errores; que sabe adaptarse al entorno; el que piensa en clave de sostenibilidad porque hasta la fecha, hemos gestionado muy mal el crecimiento del litoral de manera compulsiva; sin estudios coherentes y lo más significante: sin participación social. Ahora, aunque tarde, es el momento de aplicar un crecimiento inteligente. El segundo punto sería la PROFESIONALIZACIÓN

 

Resulta incomprensible que los profesionales que gestionan el turismo sean generalmente “el patito feo” en cualquier ayuntamiento. Si se pretende ser un DTI, los técnicos en turismo deben revisar su papel dentro de la Administración Local cuando se plantea un nuevo proyecto urbanístico, de infraestructuras, cultural u otros planes futuros, los técnicos en turismo deben revisar su papel en el organigrama de actuaciones municipales.

 

Si observamos el papel del arquitecto municipal, el secretario, el interventor, el concejal de infraestructuras, incluso del alcalde, sus actuaciones en nuevos proyectos son indiscutibles, y el equipo de turismo es el que asiste a ferias. No, Los tiempos han cambiado, ahora se necesita un equipo profesional que aportará mucho más al municipio si somos capaces de dotarlo de las herramientas que puedan desarrollar una labor, pero para esto se necesita una mayor profesionalización dentro del ayuntamiento, pues todas las actuaciones repercuten sobre el territorio. Hablamos de un equipo que es parte importante en el desarrollo y economía local.

 

COORDINACIÓN INTERDEPARTAMENTAL

Es un asunto pendiente en todas las Administraciones. Cualquier intervención que repercute sobre la economía local y el territorio, debe contar con la presencia obligada del departamento de turismo para transformar un destino turístico maduro, en un Destino Inteligente a todos los niveles en estrategia, innovación colaboración e información adecuadas al siglo XXI.

 

Alejandro Llobell Dalmau

Teulada Moraira  Digital
Teulada Moraira Digital • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress
Próximamente...