Domingo, 17 diciembre 2017
Última actualización: Sábado, 16 diciembre 2017 10:05
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Teulada Moraira Digital
Viernes, 1 diciembre 2017
Artículo de opinión política

Una oposición irresponsable y más “montorista” que Montoro

Marcar como favorita

Llevó ya unos años en política y pensaba que lo había visto casi todo. Pero no. Anoche vivimos en el Poble Nou de Benitatxell un pleno en el que la oposición (Compromís, los independientes de Nieves García y el concejal no adscrito Toni Colomer) tomó una decisión a la que, por muchas vueltas que le hemos dado, seguimos sin encontrarle explicación.

Josep Femenia, Alcalde de El Poble Nou de Benitatxell.Lo dije anoche. La oposición actuó con una irresponsabilidad total. Demostró que es más montorista que el propio Montoro, el ministro de Hacienda que ha asfixiado a los ayuntamientos que, como el del Poble Nou de Benitatxell, hemos hecho un esfuerzo enorme para corregir anteriores déficits y ahora tenemos una situación económica saneada y generamos, año tras año, un remanente positivo de tesorería.

 

La regla del gasto, contenida en la Ley de Sosteniblidad y Racionalidad de la Administración, que hace pagar a los ayuntamientos los excesos del Gobierno y el rescate de la banca (si hay superávit, esta ley obliga a pagar primero a los bancos), es la gran "contribución" de Montoro. Los ayuntamientos de progreso, que defienden el gasto social y la inversión en la calidad de vida de sus vecinos, se oponen sin excepción a esa regla del gasto. Pero nuestra oposición la aplaude y, por lo que se vio ayer en el pleno, es partidaria de que se castigue todavía más a los ayuntamientos y a los vecinos.

 

Lo que pasó ayer en el pleno fue lo siguiente. El equipo de gobierno (Movimiento Red, PP y Pideb) llevó una modificación de créditos que contenía obras urgentes a realizar en calles que llevan 40 años sin recibir ninguna inversión. Es una cuestión de interés, que preocupa a nuestros vecinos. Quedó constatado con su asistencia masiva al pleno. Hacía años que no acudían tantos vecinos a una sesión plenaria. La inversión se destinaba a reasfaltar varias calles y a instalar alumbrado público. Quienes allí viven están hartos de sortear socavones y baches. Y tienen todo el derecho del mundo a pedir que se iluminen sus calles. Así se sienten más seguros y mejora su calidad de vida.

 

La inversión contaba con todos los informes favorables. El informe jurídico avalaba que era una inversión económicamente sostenible y que, por tanto, cumplía todos los requisitos de la mencionada regla del gasto. Los técnicos municipales también habían realizado el listado de prioridades. La urgencia de actuar en unas determinadas calles se amparaba en sus informes.

Pero la oposición insistió en votar en contra. Hizo valer su mayoría en la corporación para rechazar una inversión totalmente necesaria. Por una vez, los informes técnicos y el clamor de los vecinos coincidían. La oposición hizo un ejercicio de irresponsabilidad y ceguera política. Machaconamente, repitió que había "dudas de ilegalidad". El propio secretario, que es la máxima autoridad jurídica de la corporación, reiteró que la regla del gasto permite las inversiones económicamente sostenibles y que el reasfaltado y el alumbrado público entran en ese parámetro. Pero la oposición siguió en sus trece.

 

Con todo, lo que más me preocupa es que los concejales de la oposición, Compromís, IMA y el concejal no adscrito Toni Colomer, pierdan la noción de que todos estamos en política para defender a nuestros vecinos y mejorar la calidad de vida de nuestro pueblo. No podemos olvidarnos de quienes viven en nuestras urbanizaciones. Las calles están recepcionadas por el ayuntamiento. Es nuestra obligación garantizar su mantenimiento. La oposición, sin embargo, parece más preocupada por poner palos en las ruedas de la gestión municipal, en bloquear el ayuntamiento y en alimentar la espiral de "cuanto peor, mejor". No son capaces de ver que no están boicoteando al gobierno local, sino al ayuntamiento y al pueblo. Su obligación es fiscalizar y controlar la labor del equipo de gobierno. Deben hacerlo con responsabilidad y con toda la exhaustividad que les sea posible. Pero, por lo visto en el pleno de ayer, han optado por el camino de la irresponsabilidad y el bloqueo.

 

Y se da la paradoja de que mientras Compromís rechaza de plano la política de Montoro, su grupo municipal en el Poble Nou de Benitatxell le hace la ola al ministro del PP y se revela como más montorista que el propio Montoro. Desde luego, no lo habíamos visto todo en política.

 

Alcalde de El Poble Nou de Benitatxell

Josep Femenia.

Teulada Moraira  Digital
Teulada Moraira Digital • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress
Próximamente...