Viernes, 22 septiembre 2017
Última actualización: Jueves, 21 septiembre 2017 06:58
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Teulada Moraira Digital
Lunes, 29 febrero 2016

No hemos entendido nada

Marcar como favorita
¿Cómo nace un paradigma?

Posted by Pedagogía Cognitiva on jueves, 15 de octubre de 2015

Definitivamente, no hemos entendido nada. Presten mucha atención al vídeo que acompaña la editorial. Me quedo con la última reflexión atribuida al físico Albert Einsten , reflexión que dice: "Solo hay dos cosas infinitas en el mundo: El universo y la estupidez humana".

Los paradigmas están muy asentados en nuestra sociedad. Conocer donde fallamos no nos ha servido de mucho, visto lo visto. Nos empecinamos en cometer una y otra vez el mismo error por no aplicar el sentido común.

 

Las viejas guardias no dan paso a la regeneración y se obstinan una y otra vez en aplicar formulas arcaicas, primitivas, añejas... y lo peor, creyéndose con la verdad absoluta, erigiendo de este modo a su alrededor, marionetas que bailan al son de los hilos que sin ningún pudor utilizan a su antojo, intentando aplicar un control absoluto de todo lo que sucede, y siempre, siempre negando la mayor.

 

Se atreven a dar consejos a las líneas editoriales de los medios para que escriban con objetividad (su objetividad), con certezas (sus certezas) y criterios políticos (sus criterios políticos) para que de este modo (sic) nos vaya mucho mejor, permitiéndose añadir que dejemos de hacer películas y guiones baratos y personales.

 

Hace ya algún tiempo Fernando Sabater escribió algo sobre esto: "Un fanático es el que considera que la idea que tiene, que considera excelente, no es simplemente un derecho suyo, sino que cree un deber suyo imponerla a todos los demás. La fórmula volteriana de “piensa como yo o muere” es bastante simbólica de lo que es el fanatismo".

 

Son estas viejas guardias las que golpean una y otra vez a los ciudadanos, para impedir subamos las escaleras y pensemos por nosotros mismos.

 

Y es que algunos parecen no haber entendido nada. Utilizan una y otra vez las mismas artimañas.  Infligen el mismo mensaje cual mantra para que caminemos por la senda que marcan ellos, pero se olvidan de una cosa: el libre albedrío. Y si alguna vez tengo que elegir un camino, elegiré aquel donde me lleven mis pasos, intentando alejarme en la medida de lo posible de estos cantos de sirena que tan solo intentan imponer su doctrina.

 

Por último, si las cosas siempre si hicieron así, aquí en este lugar,  conmigo que no cuenten, porque yo intentaré hacerlas de otro modo, asumiendo la posibilidad de elegir y tomar mis propias decisiones.

 

Vicente Bolufer

Teulada Moraira  Digital
Teulada Moraira Digital • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress
Próximamente...